Los espeluznados monigotes de Jean-Michel Basquiat

El éxito de Jean-Michel Basquiat (1960-1988) en la década de los 80 del siglo XX no tuvo parangón. En muy poco tiempo pasó de ser un enigmático pintor de grafitis en el Soho y el East Village de Nueva York a convertirse en la estrella más aclamada del mundillo artístico internacional. 

Muchos de los trabajos de Basquiat se encuentran entre los más fuertes e intensos de todo el panorama artístico de su época. Precisamente el carácter tan peculiar de sus obras impidió que tuviera una influencia reconocible en la pintura de los años posteriores.

Irony of the Negro Policeman, 1981
Two Heads on gold, 1982
Boy and Dog in Johnnypump, 1982
Jean-Michel Basquiat, in 1985
UWAGA

La estética casi infantil de sus cuadros, poblada de monigotes y garabatos,  y de grafismos, junto con el primitivismo presente en sus obras, propicia el uso de tópicos empleados a la hora de enjuiciar el trabajo de artistas afroamericanos. También se ha dicho sobre Basquiat que en sus primeros trabajos hay una fuerte afinidad de sus obras con las de Jean Dubuffet, mostrando una sensibilidad similar.

En general, la obra de Jean-Michel Basquiat supuso un soplo de aire fresco para la escena artística neoyorkina, introduciendo un lenguaje visual radical para abordar temas de profundidad como el racismo, la lucha de clases, la hipocresía social y la historia negra.

Bird of Money, 1981
Sell Portrait, 1984
Untitled, 1985
Jean-Michel Basquiat Fishing, 1981
Untitled (Skull), 1981
Filisteos, 1982

Composition & images selection by News of Land